Porqué la Decisión de Trump de Imponer Aranceles a Automóviles Mexicanos no Impedirá que Vuelen más Empleos a México

January 6, 2017

 

El presidente electo Donald Trump dice que quiere que los fabricantes de automóviles que se venden en los Estados Unidos fabriquen los vehículos en casa o paguen un impuesto considerable. El martes criticó a General Motors por la construcción del hatchback Chevrolet Cruze en México. Y durante su campaña, amenazó con imponer un arancel de 35 por ciento en autos producidos al sur del Río Grande. Sin embargo, justamente más libre comercio, y no nuevos aranceles, podría ser lo que ayudaría a los Estados Unidos a evitar que los empleos automotrices sigan volando hacia el sur.

 

Después de que Trump criticó a GM, Ford canceló sus planes para construir una planta de mil seiscientos millones de dólares en México, y decidió construir su coche compacto Focus en una instalación existente en ese país. A pesar de ello, los fabricantes de automóviles Ford, GM y Chrysler Fiat planean fabricar casi un millón más de autos en México para 2022, según LMC Automotive, en tanto que estarían fabricando medio millón de autos menos en los Estados Unidos. Y no están solos. Durante los últimos cinco años, los fabricantes de automóviles en todo el mundo se han apresurado a construir fábricas en México. Las empresas más grandes de automóviles han anunciado inversiones de al menos 22 mil millones de dólares y la creación de unos 25 mil puestos de trabajo en plantas nuevas o ampliadas en México para 2019. Y eso es sólo los anuncios que han hecho públicos.

 

La mano de obra barata es sólo una de las razones por las cuales México ha visto un aumento en la producción de automóviles. Si bien los bajos salarios han sido el gran atractivo, una de sus principales ventajas es que México tiene acuerdos comerciales con 44 países, dando acceso a los fabricantes de automóviles a la mitad del mercado automotriz global libre de aranceles. Estados Unidos tiene acuerdos de comercio similares con tan sólo 20 países, que representan apenas un 9 por ciento de las ventas de autos a nivel mundial, según el Centro para la Investigación Automotriz en Ann Arbor, Michigan.

 

Un portavoz de GM dijo que la mayoría de los Chevy Cruze fabricados en Mexico a los que Trump se dirigió el martes, serán parta el mercado de exportación. Muchas de las nuevas plantas en México producen SUVs pequeños y autos compactos como el Cruze, que constituyen los vehículos más populares entre los compradores de Europa y América del sur. Es decir, que si Trump quiere regresar los empleos automotrices a Estados Unidos, sería mejor que busque para su país el tipo de mercado libre de aranceles que México ha creado. 

 

"Es bastante irónico que lo que hace que México sea exitoso sea el libre comercio," dijo Kristen Dziczek, Analista de CAR. "Puedes ver las nuevas inversiones que se han ido a México, y si bien una gran parte de la producción va para los Estados Unidos, también es cierto que venden mucho en otros lugares".

 

El portavoz de Ford, Karl Henkel, comentó que la decisión de Ford de fabricar su Focus compacto y su sedán Fusion en México "no está únicamente vinculada a cualquier acuerdo que tenga los aranceles más bajos." Dijo que el bajo costo es importante, especialmente en México, pero que la localización de las plantas depende de múltiples factores.

 

Para obtener una mejor idea de la ventaja de México, comparemos un sedán de tamaño medio de $25,000 dólares construido en México contra uno en los Estados Unidos.

 

Veamos: los fabricantes de automóviles pueden pagar a los trabajadores mexicanos mucho menos. La remuneración total por hora en el sector automotriz es 80% menos para los trabajadores mexicanos con respecto a los trabajadores de los Estados Unidos. Teniendo en cuenta el tiempo de montaje para un coche mediano típico, un fabricante de automóviles puede ahorrar unos $600 por vehículo en costos laborales.

 

 

Por otro lado, la infraestructura en México va a la zaga contra la red carretera y ferroviaria de los Estados Unidos, por lo que producir un vehículo en México y enviarlo a Europa cuesta $300 dólares adicionales en gastos de transporte, $900 dólares si se envía a los Estados Unidos.

 

Todo esto significa que, incluso después de pagar mucho menos por mano de obra, el ahorro total por fabricar un vehículo de tamaño medio en México es tan solo de unos $300 dólares por auto, una fracción de lo que cuesta construirlo y enviarlo en los Estados Unidos En realidad, la mayor parte de los ahorros están vinculados a los acuerdos comerciales de México y a componentes menos costosos.

 

Los fabricantes de automóviles pueden ahorrar $1.500 dólares por vehículo gracias a componentes mexicanos más baratos. Sin duda, muchos de estos ahorros están vinculados a los salarios más bajos que se pagan a los trabajadores en México, pero también sucede que algunas de estas piezas se importan a México libres de aranceles de los países de Europa y Asia, particularmente para los fabricantes no americanos que están invirtiendo cada vez más en México. Como Estados Unidos no tiene muchos acuerdos de libre comercio, los fabricantes de automóviles tendrían que pagar extra por algunas de las partes si se hicieran esos modelos en los Estados Unidos, dijo Bernard Swiecki, analista senior en CAR.

 

La misma empresa que vende ese auto mediano ahorra $2.500 dólares por auto que se construye en México y envía a Europa porque Estados Unidos no tiene un acuerdo comercial con la Unión Europea. Este ahorro es mayor al obtenido por los bajos sueldos y componentes baratos mexicanos, ya incluyendo los gastos de transporte.

 

Así, en total, un fabricante de automóviles ahorra más de $4.000 dólares por construir y enviar un auto de México a Europa en vez de hacerlo desde los Estados Unidos. Si Trump pudiera empatar los acuerdos comerciales que tiene México, ahorraría $2.500 dólares promedio por auto de tamaño medio hecho en EU.

No nos equivoquemos, la mayoría de las exportaciones de vehículos de México todavía entran libres de aranceles a los Estados Unidos y Canadá bajo el TLCAN. México exporta 2 millones de vehículos al año a los Estados Unidos, más de la mitad de su producción total. Pero ese porcentaje es cada vez menor. En 2018, 28 por ciento de la producción de México se exportará a países diferentes a Estados Unidos y Canadá, muy por encima del 18 por ciento que se registró en 2015.

 

Menos del 10 por ciento de la producción de vehículos estadounidenses es para exportación, porque las plantas americanas tienden a hacer vehículos más costosos de lo que los compradores de automóviles en los mercados emergentes pueden permitirse, y los acuerdos comerciales de México han hecho cada vez más a este país un centro para la exportación.

 

 

Más de la mitad de la producción de la nueva SUV Chevrolet Equinox de la planta GM en Ramos Arizpe, México, se exportará a los mercados de América del sur, Oriente Medio y Asia, según una persona familiarizada con el asunto. Del mismo modo, Audi abrió en septiembre pasado una nueva planta en México para construir su SUV de lujo Q5, con ejecutivos justificando la inversión precisamente por los acuerdos de libre comercio del país cuando anunciaron el inicio de la producción.

 

"No tiene sentido abolir el TLCAN," dijo Swiecki. “Podrá Trump abolir el TLCAN, pero no podrá abolir los demás acuerdos que México tiene con otros países”.

 

por David Welch and Dave Merrill

 

 

Please reload

Featured Posts

Prueba de Funcionamiento de un Motor Remanufacturado

March 13, 2015

1/2
Please reload

Recent Posts

January 30, 2020

September 13, 2018

Please reload

Search By Tags
Please reload

Síguenos
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic

© 2019 Meximotor, SA de CV. Todos los Derechos Reservados. All Rights Reserved

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now